3 de julio. Día mundial sin bolsas de plástico

Las bolsas de plástico representan un grave problema ambiental, ya que se utilizan por un período muy corto pero su permanencia en el ambiente es de cientos de años. Al concluir su vida útil, las bolsas pueden acabar en vertederos, incineradoras o como residuos abandonados en los ecosistemas tanto terrestres como acuáticos causando mortandad en animales.

La incorrecta disposición de plásticos provoca que gran parte de ellos terminen en las vialidades obstruyendo los desagües y favoreciendo las inundaciones que afectan las vías de comunicación y los inmuebles, generando pérdidas económicas y serios problemas de salubridad.

Diversas disposiciones han surgido con la finalidad de mitigar esta situación: la sustitución de bolsas convencionales por oxodegradables, la aplicación de impuestos, fomentar su reutilización y reciclaje. Más allá de esto, el Día Internacional sin Bolsas de Plástico busca lograr un cambio de actitud respecto a la lógica de lo “desechable” y la cultura del consumismo.

Factores importantes en el consumo de bolsas de plástico:

*Se fabrican a partir del petróleo, un recurso no renovable y que durante su transformación genera emisión de gases contaminantes y de efecto invernadero.

*Algunas bolsas están impresas con tintas tóxicas.

*En promedio una persona usa 200 bolsas de plástico al año.

*Un 80% de los residuos presentes en el mar corresponden a plástico.

Para dejar de usar las bolsas de plástico te sugerimos que utilices las de tela que son más duraderas, resistentes y no contaminan.

 

¡Evitemos su uso y cuidemos el planeta!