2018 año de las aves migratorias

Este año se cumple el centenario del Tratado o Ley para Proteger a las Aves Migratorias y varias organizaciones conservacionistas se han unido para reconocerlo como El año de las aves.

Además de brindar belleza al paisaje, las aves contribuyen en gran medida a la conservación del medio ambiente, un ejemplo de ello son los murciélagos, la única especie de mamíferos voladores que debido a la incomprensión de su naturaleza ha sido objeto de ataques por parte de algunos pobladores; sin embargo, esta especie desempeña un papel fundamental en el equilibrio ecológico al contribuir en el control de plagas que afecta a los cultivos, también fomentan la polinización de las plantas y por tanto, a la preservación de las áreas naturales.

En las zonas aledañas al Circuito Exterior Mexiquense (CEM), podemos encontrar algunas poblaciones de murciélagos que, aunque es poco sabido, también son especies migratorias que durante ciertas temporadas del año se desplazan dentro de algunas áreas de la autopista.

Las plantas y árboles no sólo representan refugio y hogar para las aves; también, son fuente de alimento al proveer frutos, polen e insectos. Por esta razón, el CEM colabora en la conservación del ecosistema mediante diversas actividades como campañas de reforestación, las cuales se encuentran abiertas a la participación de la comunidad.

¡En el CEM fomentamos la conservación de la fauna nativa!